U. de Santiago impulsa metodologías activas en enseñanza media para impactar en brechas de género

Generar una propuesta para promover la percepción de autoeficacia hacia la Física, implementando metodologías activas -o de aprendizaje activo- en el aula escolar, fue el objetivo del estudio adjudicado al Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt iniciación) que lidera la académica del Departamento de Física del plantel, Dra. Carla Hernández. En un contexto en que Chile resulta el quinto país con mayores diferencias de género para el estudio de carreras científicas -según el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) 2018-, la académica buscó investigar mecanismos para disminuir las brechas entre alumnas y alumnos en el aprendizaje de la Física.

La idea de trabajar con estas metodologías -que desde hace 40 años se vienen desarrollando- parte porque han demostrado potenciar el aprendizaje en la educación superior: "Se sabe que son efectivas bajo ciertas condiciones y ciertos contextos, pero la mayoría de los estudios que hay sobre su efectividad son a nivel universitario, y muy poco se ha explorado a nivel escolar", señala la Subdirectora de Vinculación con el Medio del Departamento de Física. Junto con ello, se ha investigado su impacto en la reducción de brechas de género, aunque con resultados aún no definitivos.

Las metodologías activas se basan en la construcción del aprendizaje entre pares, ya que son los estudiantes quienes buscan las respuestas, y los profesores quienes los estimulan con preguntas y actividades. El alumnado pasa a ser protagonista de la clase, lo que trae un beneficio para las mujeres: "En el momento en que tienen ese rol protagónico es más probable que haya un empoderamiento, que te guste mucho más la disciplina por el hecho de que ves que es algo que puedes hacer. Es darle más oportunidades a las mujeres en el aula", señala la investigadora.

Para leer la nota completa publicada en USACH al DIA, pulsar aquí: Link